¿Es mejor calzada o carril bici?

Respuesta corta:

  • La calzada es más operativa y rápida para desplazarse. Es más ancha, con menos intersecciones y de navegación más sencilla
  • La calzada genera menor siniestralidad, y mucho menos aún cuando seamos una buena masa crítica (más gente usándola) y si usamos el centro del carril
  • Junto con las bicicletas, somos aliados en ganar ese espacio que nos corresponde como vehículo sostenible
  • La calzada es la vía natural por la que deberían circulan todos los vehículos

Respuesta larga:

  • La calzada es más operativa y rápida para desplazarse. Es más ancha, con menos intersecciones y de navegación más sencilla:

    En la calzada hay mucho más espacio disponible para cualquier maniobra (adelantamientos, cruce, giros,..), mientras que en las vías ciclistas, el estrecho espacio hay que compartirlo con bicicletas, ciclos de diverso tipo y multitud de patinetes. Estos medios además siguen en gran crecimiento, generando cada vez más congestiones y siniestralidad en adelantamientos o cruces.

    Yendo por la calzada (por cualquier calzada y sin restricciones) los desplazamientos son más sencillos y rápidos. No hay que pensar en mapas y ejecutar esa ginkana de cruces que ocurre al desplazarse por vías ciclistas y, además, con todas sus variantes: aceras-bici, carriles segregados, no segregados, ciclocarriles,… La navegación de origen a destino es más intuitiva, sencilla y rápida yendo por calzada.

    El asfalto tiene mayor agarre y normalmente tiene un mejor mantenimiento que las vías ciclistas, con baches e irregularidades peligrosas.

  • La calzada genera menor siniestralidad, y mucho menos aún cuando seamos una buena masa crítica (más gente usándola) y si usamos el centro del carril:

    La siniestralidad es la frecuencia de siniestros de una actividad. Los siniestros en las vías ciclistas o sus intersecciones con calzadas son sensiblemente más altas que la siniestralidad en calzada.

    Cuando se navega en una ciudad por vías ciclistas hay que realizar numerosos cruces, muchos de ellos de calzada y además, perpendicularmente. Esos cruces te obligan a hacerlo desde una posición donde apenas se nos ve y por ello provocan muchos accidentes (esa alta siniestralidad). De hecho, esos cruces de bicis o ahora patinetes de pasos de cebra o pasos ciclistas montados, generan la mayoría de accidentes.

    El argumento de que ir por carril bici es más seguro que hacerlo por calzada (por el centro del carril) no se corresponde con los datos. Lo que es muy peligroso es ir por calzada pegado a la derecha, ya que se abren puertas y se genera una situación en la que muchos coches no va a hacer la maniobra de adelantamiento, ya que les «invitas» a rebasarte ocupando sólo parte del otro carril.

    Circular por el centro de tu carril en una calzada urbana está archidemostrado que es la forma más segura para ti. Aunque te pueda dar la impresión de que es más seguro orillarte. No lo dudes nunca.

    La clave es una pacificación real del tráfico, a que aún no se ha legislado a nivel estatal (a octubre-2019) esa limitación a 30 km/h de todas las vías urbanas de un carril por sentido (aunque sí está en la ordenanza municipal de Vitoria-Gasteiz hace mucho tiempo) y, sobre todo, a que no hay muchas personas ciclistas y patineteras que se animen a ir por la calzada.

    Cuantas más personas vayamos por la calzada, más seguridad tendremos. Una vez que se alcance una masa crítica ciclista + patinetera en la calzada, los coches se acostumbrarán y tendrán en cuenta que se van a encontrar cada poco con estos vehículos. Las calzadas cada vez serán más seguras.

    Ocurre igual que las personas peatonas que van por algunas vías ciclistas. Si estuviesen muy ocupadas esas vías, tendrían un rápido feedback de que ese no es su lugar.

    Las vías ciclistas segregadas, idealmente, serían perfectas solamente para vías de acceso a las ciudades o grandes avenidas sin muchos cruces. En cuanto hay muchos cruces (es el caso normal en una ciudad), hay más siniestralidad debido a:

    • La multiplicación de maniobras de cruce a 90º y con baja visibilidad muchas veces: Ir con el flujo de calzada genera muchos menos cruces que ir buscando el itinerario en la alternativa de vías ciclistas
    • Circular muchas veces en ángulo ciego de vehículos motorizados
    • Menor concienciación de dichos vehículos a que hay otros vehículos vulnerables en la vía
    • Mayor maniobrabilidad en caso de necesidad: Las vías ciclistas son más estrechas y muchas veces están congestionadas, dejando poco margen para una necesidad de maniobra evasiva
    • El crecimiento de los medios sostenibles (bici y patinete) hace que haya más saturación de vías ciclistas. El espacio debe ganarse al coche privado, que es quien tiene la menor sostenibilidad y vulnerabilidad
    • Aumenta la sensación de peligrosidad, al alejarse del tráfico de coches, pero al tener que cruzarlo en numerosas ocasiones
    • Y, al contrario, disminuye la sensación de peligrosidad dentro de la vía ciclista, al pensar que se está «protegid@», aumentando el comportamiento peligroso y derivando en esa mayor siniestralidad que demuestran las estadísticas

  • Junto con las bicicletas, somos aliados en ganar ese espacio que nos corresponde como vehículo sostenible:

    Es normal que pocas bicis se atrevan a ir por la calzada en la situación actual, sobre todo en grandes ciudades. Por eso, los patinetes eléctricos somos la simbiosis perfecta para ganar ese espacio público que, actualmente, está pensado para los coches.

    Bicis y patinetes no necesitan tanto espacio público, no contaminamos, no generamos ruido, no generamos atascos ni aumentamos la gravedad de los accidentes por nuestro peso. Las ciudades están pensadas para el coche, pero es una situación ya anacrónica ante la congestión, contaminación y toda esa larga lista de problemas, que son ventajas si se usa un patinete.

  • La calzada es la vía natural por la que deberían circulan todos los vehículos:

    La calzada es la parte de la calle por la que circulan los vehículos (Wikipedia). Las vías ciclistas son infraestructuras intermedias que se han hecho para facilitar a las personas ciclistas ir por un espacio en principio más seguro que las calzadas.

    Estas vías ciclistas son complejas de implementar y cuadrar con el resto de tráfico, tienen un coste público significativo, ocupan espacio público y ofrecen poco espacio disponible para bicis y patinetes, que siguen en gran progresión de crecimiento.

    Una ciudad ideal estaría formada por edificios, amplias aceras u otros espacios exclusivamente peatonales y por calzadas compartidas de forma pacífica por todos los vehículos, sobre todo vehículos personales como bicicletas y patinetes eléctricos, transporte público y algunos coches privados que asumirían que es un desplazamiento estrictamente imprescindible, a velocidad lenta (saliendo algo antes) y guardando respetuosos espacios de seguridad con los vehículos lentos, que son prioritarios.

    Esa mayoría de coches probablemente en un futuro relativamente cercano no sean privados, sino que serían de uso compartido, eléctricos y con un nivel alto en autonomía de conducción automática, que mantendría un aire limpio, una bajísima o nula siniestralidad y un mucho menor coste para las personas usuarias. No serían necesarias probablemente las vías ciclistas, ni su espacio, ni su inversión, ni sufrir su congestión ni su complejidad de navegación.

    Esa Vitoria-Gasteiz (o cualquier otra ciudad) que soñamos no estaría pensada en casi todo su espacio público como ahora mayoritariamente para el transporte privado (vías y aparcamientos), que ocupan entre el 70-80% del espacio público. Estaría pensada para las personas, para la convivencia, seguridad y tranquilidad y, sobre todo, para rescatar esa sociabilidad y vida de ciudad que había antes en las calles.

Información interesante al respecto:

Comparte esta información:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

No es necesario poner Nombre ni Correo electrónico. En todo caso el Correo electrónico nunca se muestra